Innovación y digitalización, claves para la salida de la crisis

  • Noticias y Actualidad

Digitalización 4

El presidente de DigitalES, Eduardo Serra, se muestra partidario de actuar "urgentemente pensando en el largo plazo" para buscar una salida a la crisis que mitigue la incertidumbre, a partir de herramientas como la colaboración público-privada con la aportación del Gobierno en una fiscalidad que ayude a la inversión, la formación y en suprimir barreras burocráticas.

El directivo considera que es “extraordinariamente importante la colaboración público-privada, que siempre ha sido necesaria, pero ahora con un mundo globalizado con países como China que puede pensar a 40 años vista, nosotros no podemos pelear con una mano atada a la espalda”, explicó Serra, para quien “hay que colaborar porque tenemos un objetivo común: salir de la crisis”.

Serra repasa la situación que deja la pandemia y recalca que la actual crisis generada por el coronavirus no se parece a ninguna de las anteriores porque “los daños económicos que originan son más graves”, el número de desempleados puede llegar a siete millones y la bolsa ha perdido entre un 30 y 40%, por lo que la recuperación “será lenta” y “el camino será largo” porque hay “unas incertidumbres enormes”.

Por ello, “para la labor del empresario es esencial algunas certidumbres y confianzas” y, ahora, en este proceso de “revolución tecnológica en el que estamos sustituyendo el músculo por la neurona en procesos como el big data o la inteligencia artificial”,  la salida “tiene que venir por las ideas de innovación y la digitalización”.

Para el presidente de la asociación española para la digitalización,  entre las herramientas para salir de la crisis son la flexibilidad y la velocidad en la toma de decisiones, una fiscalidad que atraiga la inversión, con acento en la formación y quitar trabas burocráticas a las empresas, potenciar ciertos motores económicos como el consumo, turismo e inversión extranjera, además de mejorar el entorno con la seguridad jurídica, buscando un “antídoto” a la incertidumbre.